¿Por qué casi no existen los deportes mixtos?


Salvo los dobles mixtos en el tenis, a nivel profesional prácticamente no existen deportes en el que los hombres y mujeres compitan normalmente como iguales en el mismo campo de juego.
¿Por qué tanto hombres como mujeres prefieren la competencia entre su mismo sexo?


deporte mixto


Si bien es cierto que el sexo masculino tiene una mayor musculatura en algunas partes del cuerpo, además de una contracción muscular más rápida lo que le proporciona una ventaja en la velocidad y aceleración, no es menos cierto que las mujeres también gozan de ciertas superioridades, por ejemplo una mejor flotabilidad y una buena resistencia a las grandes distancias (debido a la contracción más lenta de los músculos), lo que podría colocar a la mujer en una condición de más paridad en la natación de larga distancia, por ejemplo.
También es sabido que el sexo femenino puede procesar escenas visuales complejas con mayor rapidez, lo que le daría una ventaja en carreras de autos y otros deportes.
Por tanto, al menos para algunos deportes se podría hablar de diferencias de género, en lugar de superioridad.

Es probable que en cierta medida, la segregación por géneros en el deporte en general y en algunos deportes en particular es más por una tradición... esto entonces quiere decir que tiene que haber algo más que eso, después de todo, hace ya tiempo que la mayoría de las profesiones se han hecho accesibles a las mujeres y ellas trabajan a la par con los hombres ¿Por qué en la competición deportiva no se ha dado este proceso?


La conexión entre el deporte y la sexualidad

Es probable que ciertas respuestas sobre este tema las podemos encontrar en algunas investigaciones psicológicas sobre la competencia entre grupos mixtos.
Un resultado interesante es que a las mujeres jóvenes en ciertas pruebas no les fue muy bien cuando compitieron en presencia de hombres jóvenes. Esto fue particularmente cierto cuando se pusieron a prueba en competencias como las matemáticas y otras ciencias, en las que se presume que los hombres por un hecho meramente de género, no tienen mucha ventaja.
Los investigadores aducen que algunas mujeres otorgan cierto handicap, para de esta manera evitar intimidar a los hombres con el fin de preservar su atractivo sexual.
Por el contrario, las mismas mujeres obtuvieron mejores resultados cuando compitieron solamente con otras mujeres, lo que se podría leer como una competencia entre potenciales rivales sexuales, en lugar de posibles parejas.

La misma lógica es aplicable al sexo masculino, es difícil de imaginar que un boxeador varón tenga las mismas ganas de desfigurarle la cara a una chica, con el mismo entusiasmo que tendría contra un oponente hombre. Del mismo modo, también en otros deportes de contacto físico es difícil de imaginar que los hombres tengan el mismo entusiasmo al competir contra mujeres.

Lo cierto es que en cuanto a fisiología se refiere, la conexión entre la competición deportiva y la sexualidad es bastante profunda, ya que en el cuerpo del vencedor se produce un aumento de hormonas sexuales, esto es tanto para hombres como para mujeres. Este fenómeno fue descubierto en una investigación sobre competencia sexual en animales, ello significa que los ganadores o ganadoras se sienten más atractivos sexualmente y tienden a llevar una vida sexual más activa. Por tanto, es de suponer que el impacto es mayor cuando el rival es del mismo sexo.


Tanto en el deporte como en otras actividades cotidianas, la sexualidad es parte del rompecabezas, tal es así que si pudiéramos sacarla fuera de la ecuación, seguramente no habría ninguna razón por la cual los deportes mixtos no pudieran tener éxito. Sin embargo, esto es sorprendentemente difícil, sobre todo en aquellos en los que hay contacto físico.


Veamos que en la mayoría de los deportes dónde ha habido algún avance en este tema, son justamente aquellos en los cuales el contacto físico es mínimo, el tenis, la natación, las carreras de autos, el baseball y algunos otros.
En cuanto a que los deportes de alta fricción se transformen en mixtos alguna vez, es una historia con final abierto, ya que que ni los expertos en ciencias sociales más avezados son capaces de responder con mucha seguridad.



1 comentario :

  1. Jodeeeer. No es que mujeres y hombres prefieran competir contra deportistas de su mismo sexo. Es que, salvo contadisimas excepciones, como los deportes de motor ( y raramente, ademas), es imposible competir en igualdad de condiciones. Hablas de la natación en largas distancias. Ok, echa un vistazo a los rankings de natación de los 1500 m en el año 2014. El nadador masculino en el puesto 100 esta tiene mejor tiempo que la mejor nadadora. Y eso que él es junior y la mujer saca 20 segundos a la segunda, que es Mireia Belmonte. Ésta, metida en el rankings masculino caería posiblemente al puesto 400 o así. Un saludo

    ResponderEliminar