La relación entre los seres humanos y las flores


Sin dudas que a mucha gente le fascinan las flores, a tal punto que su presencia puede hacer subir la autoestima y el estado de ánimo de las personas, además de mejorar la conducta y aliviar el estrés.
Demos un breve repaso sobre el papel que juegan las flores, en nuestra psicología.



¿A que mujer no le han regalado flores alguna vez? ya sea en su boda, en un aniversario, en la llegada de un hijo, etc. Todos sabemos que obsequiar flores transmite un deseo de cortesía y genera un estado de satisfacción en quien las recibe.

Durante una serie de investigaciones sobre psicología emocional, en la Universidad de Nueva Jersey se informó que, cuando una mujer recibe flores, su estado de ánimo es más positivo hasta por cuatro días. Y que un hombre cuando regala flores, en los días subsiguientes, aumenta su autoestima, mejora su conducta y bajan sus niveles de estrés.
En el mismo estudio, se señaló que regalar flores a personas mayores, no solo les genera estados de ánimo más positivos, sino que además se produce una mejoría en la memoria episódica de los ancianos.


¿Por qué el hecho de obsequiar flores desencadena una mejoría en el estado de ánimo, conducta, estrés y hasta en la memoria?
Esto tiene que ver con que las flores son parte de nuestro entorno ancestral y su presencia, libera una emoción positiva en nuestro cerebro.


Las flores y su asociación evolutiva con los alimentos

No hay dudas que a lo largo de la historia, las flores actuaron como un potenciador del estado de ánimo de las personas. La pregunta es ¿por qué?
Una teoría muy arraigada en los psicólogos evolutivos es que, en la antigüedad, las flores estaban asociadas con un potencial de éxito en la alimentación, ya que representaba la disponibilidad presente y futura de recursos alimenticios, pues dónde crecen flores, también crecen frutos y plantas comestibles.
Además, algunas flores también son útiles como medicinas.
De este modo, se fue creando en el subconsciente de las personas, una asociación entre las flores y la felicidad, que a su vez sirvió para influir en los estados de ánimo positivos.


El cultivo de plantas para decoración data de unos 5400 años, ¿si éstas no generaban recursos alimenticios, por qué los pueblos dedicaban energías a esta actividad teniendo otras prioridades más elementales?


Las emociones positivas, las flores y la estética

Los seres humanos tenemos preferencia por los colores, por la simetría y por ciertos olores. Las flores encajan, prácticamente en todas nuestras predilecciones.
Esto puede ser casual, sin embargo, debido a ciertos olores, colores y formas, las flores pueden haber evolucionado para atraer a aves e insectos, para que intervengan en su polinización, esto parece ser beneficioso para las plantas.

Sin embargo, en muchas especies de plantas, son los seres humanos los principales agentes de dispersión de semillas, incluso en muchas que no tienen ningún valor nutritivo o medicinal.
¿Han descubierto las plantas, los secretos de nuestros mecanismos de respuesta emocional positiva?
Aunque esto último, es una teoría bastante poco probable, representa un ángulo interesante sobre las emociones positivas.

Cuando los seres humanos reflexionamos sobre las emociones, lo hacemos pensando en nuestro propio beneficio. De igual manera, quizás en algún momento, puede ser que tengamos que especular en como buscan beneficiarse también las otras especies que habitan la tierra.



1 comentario :

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar